Cuando le pidieron a Murat entregar la Fundación Colosio, se negó al son de “ésta no es una secretaría del PRI”
https://heraldodemexico.com.mx/

José Murat Casab es todo un personaje en el priismo. Entre sus propios compañeros hay quienes lo consideran “cavernícola” o, cuando menos, claridoso y “de pocas pulgas”. De ahí que pocos se atrevan a confrontarlo.

Pero ahora que en el PRI Claudia Ruiz Massieu anda haciendo cambios en distintas carteras del partido, quiso también que Murat desocupara el espacio y renunciara a la Fundación Colosio que hoy preside.

Al recibir la petición –nos cuenta José Ramón Martel– los mandó olímpicamente a ya saben dónde y les restregó: “¡Esto no es una secretaría del partido!”.

Por supuesto, el oaxaqueño no les entregó la Fundación.

Ahí mismo, en la Fundación Colosio, hace unos días hubo una reunión de sus presidentes estatales con Samuel Palma, quien tiene a su cargo la Comisión de Diagnóstico del PRI, que debió haber entregado el pasado 30 de septiembre (se aplazó un mes más) el dictamen sobre las causas por las cuales el tricolor sufrió su peor derrota electoral.

Antes de comenzar formalmente la reunión –ante todos los presentes-, Martel pidió a Palma que les explicara su comisión, cuál era la mecánica de la consulta y quién lo había elegido para tal encargo.

-Me propuso el Consejo Político- respondió Samuel.

-Yo estoy en el Consejo y ninguno te propusimos…-alegó Martel, deslizando luego un “a lo mejor fue Claudia…”

Y luego le asestó otra pregunta: -¿Quién nombró en cada uno de los estados al representante que les diera voz?

Palma comenzó a mencionar nombres de los representantes… Los descalificaron de inmediato.

Pasaron al tema de las propuestas. El colosista les dijo que –además de los encuentros- había recibido más de mil propuestas en la página de internet que habían habilitado. Aunque –reconoció- “la mayoría muy soeces”.

-¡Mentándoles la madre!-, indicó Martel.

-Así es-, reconoció Palma.

Valgan estas imágenes para ilustrar algo del ambiente que se vive dentro del PRI en estos días, a menos de dos meses de que Enrique Peña Nieto entregue la banda presidencial, momento en que se abrirá por completo la disputa por el partido. Para abonar al ambiente, ayer mismo Ulises Ruiz, líder del movimiento Democracia Interna, se amaneció con fuego amigo (la noticia de una supuesta alianza suya con César Augusto Santiago para formar un nuevo partido). “Están tratando de confundir y demeritar el movimiento que estoy impulsando por la refundación del PRI”, nos diría. Por la tarde, Ulises enviaría una nueva carta a la presidenta del PRI urgiéndola a que se defina al secretario general del CEN, en un proceso libre y sin “línea”; y que ella, Claudia Ruiz Massieu, solicite licencia al Senado durante el tiempo que permanezca en la presidencia del CEN o, viceversa, “permitiendo que se elija una dirigencia de transición ajena al grupo en el poder”.

Imprimir