La injustificada expulsión de tres bailarines con destacada trayectoria en participaciones de carácter local, estatal y nacional, quienes son parte del grupo representativo de la Guelaguetza delegación PinotepaExpulsados, despilfarros  e imposiciones causan descontentos y división.guelaguetza-de-pinotepa-nacional
  • El hijo, sobrinos y la amiga personal del presidente municipal son los primeros incluidos en el grupo representativo.
  • Por. Pablo PERALTA

Pinotepa Nacional. Oaxaca.-  La injustificada expulsión de tres bailarines con destacada trayectoria en participaciones de carácter local, estatal y nacional, quienes son parte del grupo representativo de la Guelaguetza delegación Pinotepa, despertó polémica, desacuerdo e irritación de un importante sector de la sociedad pinotepense, entre ellos distinguidos profesores de danza, ex directores de la casa de cultura y ex participantes de la propia Guelaguetza en décadas pasadas, considerados todos como prominentes conocedores del tema.

Se trata de Jonatan Noe Baños López, Juan Carlos Rafael Baños y Leticia Baños López, quienes fueron dados de baja del grupo dancístico bajo argumentos irrelevantes e inequitativos.

La expulsión de Rafael Baños provino tras no presentarse a la pasarela de autenticidad que realiza el comité estatal del mismo nombre, evento al que no logró asistir por cuestiones académicas desarrolladas fuera de Pinotepa Nacional, ley no aplicada para Yovani Fuentes Toscano, hijo de Teresa Toscano hermana del presidente municipal, quien sin necesidad de explicar el motivo de su ausencia se le permitió sumarse al grupo sin problema alguno.

Acusado de indisciplinado  por el hecho no seguir al pie de la letra cada uno de los ensayos cotidianos, actividad que resulta tediosa para quienes de sobra conocen y dominan el ritual de la chilena, también fue dado de baja Jonatan Noé Baños, despido que generó sorpresa e irritación en los padres del joven, quienes nunca fueron notificados de la presunta indisciplina.

Considerada una expulsión injusta, al despido de Jonatan se sumó la solidara renuncia de Leticia Baños López, su hermana, así como de otros compañeros del grupo, estos últimos quienes al final fueron convencidos de retornar a sus filas.

Al descontento social originado por dichos actos se añaden otras irregularidades, protagonizadas todas por Veda y Teresa Toscano, hermanas del edil José Toscano Vásquez, señaladas ambas de imponer su voluntad respecto a todo y cada uno de los detalles relacionados con el grupo.

Autocalificadas como conocedoras de danza y en especial del rubro de la Chilena, son las hermanas del edil quienes deciden e imponen su autoridad por encima del propio director de la casa de la cultura Melchicedet Castañeda Reyes, quien pese a su intento por incluir a Jonatan en el grupo no fue posible debido a la determinación de las Toscano, quienes en su opinión al joven Jonatan le afectaban unos kilos de más.

Actitud dominante que igual se ejerce sobre el profesor de danza que se encuentre en turno, lo que incluso obligó el retiro de Juan Clavel Baños, considerado históricamente como el instructor de infinidad de delegaciones Guelaguetza formadas aquí.

El retiro de dicho profesor les brindo la idea de contratar a un  instructor foráneo, un joven proveniente de Sola de Vega, a quien los alumnos no conocen por nombre pese al tiempo de convivencia, ello, por su antipatía y prepotencia que le caracteriza aseguran los jóvenes bailarines.  

El chantaje y las presiones tienen también su espacio en el mundo dancístico de las hermanas Toscano, pues según testimonio de los propios alumnos, a lo largo del año son obligados a participar en diferentes eventos a fin de ser tomados en cuenta como posible integrante de la delegación que participa en la Guelaguetza; regla tampoco aplicada para los familiares del Presidente municipal, entre ellos su hijo José Gilberto Toscano, quien por estudiar pomposamente en el extranjero se le permite sumarse al grupo con dos semanas de anticipación, preferencia igualmente otorgada a Marla Cabrera Toscano, sobrina del edil e hija de  Veda Toscano y Pedro Cabrera Rivero, quien el año pasado se incorporó al grupo tres días antes de su participación en el Cerro del Fortín, procedimiento que este año se pronostica similar, pues aun cuando la chica no participa en los ensayos resulta “elegida” para interpretar el baile del Pato.

En el caso de las mujeres, aun cuando cuenten con vestuario de años pasados, prendas que son utilizadas una sola vez, las seleccionadas son obligadas a adquirir vestimenta nueva, en especial la falda cuyo costo alcanza un promedio de 4 mil pesos, requisito nunca antes considerado, pero actualmente implementado bajo la dirección de las Toscano.

Reglas que al parecer son condicionantes que buscan la perfección del grupo, por lo que no podía quedar fuera del equipo la inclusión de la amiga personal del edil José Toscano, una chica con nombre y apellido incluida entre las danzantes, grupo de bailarinas entre las que tampoco podía faltar la sobrina de Gumesindo Ramírez Baños, tesorero municipal.

De acuerdo a las fuentes denunciantes, el despilfarro generado bajo el pretexto de la guelaguetza es una más de las cualidades de la actual administración, pues el año pasado y como nunca antes, la delegación Pinotepa estuvo integrada no solo por el grupo de danza, sino además por el personal del DIF municipal en su mayoría, empleados de confianza, secretarias, elementos de seguridad y  familiares del presidente municipal, todos hospedados en Hacienda Noria, gastos de hospedaje, transporte, alimentación y de ingreso al auditorio que fueron sufragados por el ayuntamiento, egresos a los que también se sumaron los generados por los miembros del cabildo, quienes asumiendo una jerarquía mayor optaron por hospedarse  en un lugar de mayor calidad. 

el-profesor-de-la-sola-de-vega-mal-aceptado-por-los-jovenes

Imprimir