La caravana todavía debe recorrer unos mil 600 kilómetros hasta llegar al cruce fronterizo más próximo en McAllen, Texas
://vanguardia.com

La caravana todavía debe recorrer unos mil 600 kilómetros hasta llegar al cruce fronterizo más próximo en McAllen, Texas
El presidente Donald Trump dice que hay algunas personas muy malas que se mezclan en la caravana de migrantes y consideró que “esta es una invasión de nuestro país y nuestros militares te están esperando”.

“Muchos miembros de pandillas y algunas personas muy malas se mezclan en la Caravana que se dirige a nuestra frontera sur. Regrese, no será admitido en los Estados Unidos a menos que pase por el proceso legal. ¡Esta es una invasión de nuestro país y nuestros militares te están esperando!”, dijo el mandatario en cuenta de Twitter.
Miles de centroamericanos reanudaron este lunes su recorrido por el Sur de México mientras las autoridades intentan esclarecer la muerte de un migrante en la frontera con Guatemala.

La caravana, integrada por unas 4 mil personas, partió temprano desde las afueras de Tapanatepec y planea llegar a Niltepec, 54 kilómetros al Noroeste en el estado de Oaxaca. Mientras algunos esperaban pacientemente que alguien les ofreciera un aventón otros avanzaban decididos a pie.
Las patrullas de la Policía Federal mexicana los acompañaban a baja velocidad y les advertían que se mantuvieran a un costado de la carretera.

La caravana todavía debe recorrer unos mil 600 kilómetros hasta llegar al cruce fronterizo más próximo en McAllen, Texas.

El viaje podría ser el doble de largo si los migrantes deciden irse al cruce Tijuana-San Diego como hizo una caravana similar a principios de año.
El presidente justificó la medida diciendo que “Somos el único país del mundo donde una persona viene y tiene un bebé, y el bebé es prácticamente un ciudadano de Estados Unidos (…) con todos esos beneficios”. Y añadió: “Es ridículo. Es ridículo”.

“Está en proceso. Esto ocurrirá (…) con un decreto presidencial”, dijo.
No está claro cuándo el presidente firmará dicho decreto y si en realidad cuenta con la autoridad para despojar de la ciudadanía a los nacidos en Estados Unidos.

La medida seguramente provocará una batalla legal, que podría llegar a la Corte Suprema, sobre su autoridad para emitir decretos presidenciales con un alcance tan amplio.

print