Las caravanas de migrantes que atraviesan México.
El presidente estadounidense Donald Trump continuaba el domingo su gira nacional para impedir una victoria demócrata en las elecciones de medio mandato del martes, mientras su predecesor Barack Obama llamaba a la rebelión contra las mentiras “vergonzosas” de los republicanos.

Tras numerosas consultas parciales y locales desarrolladas luego de la elección de 2016, este martes llegará el primer veredicto de alcance nacional de los estadounidenses sobre la presidencia de Trump.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARTE
Reportan subejercicio del 20% en el Gobierno de Oaxaca
A revisión, 275 fideicomisos
Fallecen trámites por días feriados en Oaxaca
“Estos republicanos mienten de manera flagrante, repetida, audaz, vergonzosa. Inventa cualquier cosa”, dijo Obama el domingo durante un acto en apoyo al candidato demócrata al Senado por el estado de Indiana.

“Al contrario de otras personas, yo no invento nada cuando hablo, hablo en base a hechos”, ironizó, sin mencionar jamás el nombre de quien lo remplazó en la Casa Blanca.

“Tiene que haber consecuencias para la gente que no dice la verdad”, agregó, y detalló las “mentiras” de los republicanos sobre el sistema de salud o sobre las caravanas de migrantes denunciadas por Donald Trump.

El actual presidente aterrizaba en esos mismos momentos en Georgia para respaldar al candidato republicano a la gobernación de ese estado. Obama lo había precedido el viernes para apoyar a la candidata demócrata.

“Es una de las elecciones más importantes de nuestra vida”, dijo Trump al comienzo de su discurso. “No tanto como la de 2016, pero casi”.

“Nunca vi tanta electricidad en el ambiente desde la victoria de 2016”, afirmó.

Su mensaje de campaña es “muy simple”, como él mismo lo dijo: “prosperidad y seguridad”. Y repite, citando datos ciertos, que el desempleo está en su nivel más bajo en casi medio siglo.

Las caravanas de migrantes que atraviesan México camino a Estados Unidos están en el centro de sus mítines desde hace semanas. “No dejemos a esa gente invadir el país”, repitió el domingo, y volvió a sostener que una victoria demócrata el martes significaría nada menos que un voto en favor de “la criminalidad”.

“Dos días para bloquear a Trump”

Nunca tanto dinero había sido devorado en una votación de medio mandato, creando una avalancha de anuncios en televisión, radio e internet.

En uno u otro bando se gastaron más de 5 mil millones de dólares para influenciar el voto de los estadounidenses, eclipsando en 35% el anterior récord para unas elecciones de medio mandato, en 2014, según el sitio especializado Opensecrets.org.

Barack Obama en 2010, George W. Bush en 2006, Bill Clinton en 1994 y Ronald Reagan en 1986: cada uno perdió la mayoría en la Cámara de Representantes, la cámara baja del Congreso, cuyos 435 escaños serán enteramente renovados por dos años.

print