panoramadelpacifico@gmail.com                          

la esposa del ahora ex americanista afirmó que Renato no fue la persona que la agredió físicamente, lo que abrió la puerta para que su cónyuge quedara libre.
Por. Víctor Sandoval
Ciudad de México.- El futbolista ecuatoriano Renato “Ibarra” obtuvo la libertad la noche de este jueves, luego de que su esposa Lucely se retractó en sus acusaciones que un principio había declarado y en la audiencia aseguró que su esposo no la agredió físicamente como se había informado indebidamente durante una riña familia registrado en su domicilio el 5 de marzo pasado.
Una Juez de control lo vinculó a proceso sólo por el delito de violencia familiar y no por tentativa de feminicidio y tampoco por tentativa de aborto forzado.
Durante la audiencia que se celebró en las salas de oralidad de Reclusorio Oriente, la esposa del ahora ex americanista afirmó que Renato no fue la persona que la agredió físicamente, lo que abrió la puerta para que su cónyuge quedara libre.
La defensa del ecuatoriano solicitó la suspensión condicional del proceso, en virtud de que su cliente no cometió los crímenes que le imputo la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México.
Dicha petición fue aceptada por la juzgadora quien impuso al deportista sudamericano diversas medidas cautelares, para continuar en libertad.
Entre las medidas se encuentran la reparación del daño con un monto económico; dejar de frecuentar a la víctima; llevar un curso de educación en perspectiva de género por 40 horas, con 20 sesiones semanales de 2 horas cada uno, en una institución privada.
Además, Renato Ibarra deberá abandonar el domicilio conyugal y no acercarse a la víctima en los próximos 6 meses, plazo por el que se extendió dicha suspensión del proceso.
Cabe mencionar que al termino de los 6 meses, se realizará una nueva audiencia para verificar el cumplimiento de las medidas cautelares y en caso de que el futbolista lo haya hecho, el proceso se suspenderá, en definitiva. De lo contrario Renato regresara a prisión.
Después de la presencia de Lucely en la sala judicial, donde literalmente exculpo a su marido, la afectada se retiró al manifestar algunos malestares.
Minutos después de las 10 de la noche Renato Ibarra abandono las instalaciones del reclusorio preventivo oriente seguido de sus abogados sin hacer ninguna declaración.

print