Miercoles 18 de Octubre del 2017  10:31 pm 

El portavoz Sean Spicer repitió las palabras de un comentarista que alegaba que los británicos habían ayudado en las supuestas escuchasLa Casa Blanca intenta calmar las críticas de Reino Unido por alegar que participó en el espionaje a Trump
http://internacional.elpais.com/
La Casa Blanca intenta calmar este viernes las críticas recibidas por el gobierno del Reino Unido. El Ejecutivo de Theresa May presentó sus quejas a Washington después de que el portavoz de Donald Trump alegara que una de las agencias de inteligencia británicas participó en el supuesto espionaje del que presidente republicano acusa sin pruebas a su antecesor, Barack Obama.
“Hemos dejado claro ante la Administración estadounidense que esas afirmaciones son ridículas”, declaró el portavoz de May, James Slack. “Nos han dado garantías de que las alegaciones no se repetirán”. Slack afirmó este viernes que el Gobierno británico ha dejado claro a Washington que las alegaciones “deben ser ignoradas”
La agencia de espionaje en cuestión, el Cuartel General de Comunicaciones del Gobierno (GCHQ, en inglés), es uno de los tres centros de inteligencia de Reino Unido junto con el MI5 y el MI6, y realiza labores de vigilancia en las comunicaciones electrónicas en la lucha antiterrorista. El GCHQ respondió en un comunicado que las acusaciones repetidas por el portavoz de la Casa Blanca este jueves son “un sinsentido y deberían ser ignoradas”.
Medios estadounidenses aseguran que el portavoz de la Casa Blanca, Sean Spicer, contactó por teléfono con el embajador británico en Washington, Kim Darroch, para resolver el asunto. Fuentes de CNN han añadido que el asesor de seguridad nacional, H. R. McMaster, habló con su homólogo británico para disculparse ante el gobierno de Reino Unido.

En la rueda de prensa del día anterior, Spicer había dedicado más de diez minutos a leer recortes de prensa en los que se mencionaban las supuestas grabaciones de las llamadas desde la Torre Trump. Entre ellos se encontraba un programa de la FOX en la que un comentarista, Andrew Napolitano, aseguraba que “tres fuentes de inteligencia han informado a FOX News que el presidente Obama actuó al margen de la cadena de mando [para espiar a Trump]. No utilizó la NSA, no utilizó la CIA, utilizó el GCHQ”, leyó Spicer.

El portavoz estadounidense lo estaba repitiendo como una prueba de que el espionaje fuera cierto pero se ha encontrado con el desmentido de la agencia británica. Este rechazo público, junto con las declaraciones del portavoz de May, son un ejemplo más del aislamiento del presidente en el caso de las supuestas escuchas. Trump sigue reiterando sus acusaciones contra Obama, que las ha negado tajantemente, pero aún no ha presentado ninguna prueba que demuestre que está en lo cierto.

Este jueves el mandatario republicano fue abandonado incluso por su propio partido. El presidente de la Cámara de Representantes y los líderes del Comité de Inteligencia del Senado afirmaron que no hay ninguna evidencia de que se intervinieran las llamadas del entonces candidato presidencial, como ya han hecho anteriormente sus compañeros de la Cámara Baja. El director del FBI también ha solicitado al Departamento de Justicia que desmienta al presidente.

Imprimir