panoramadelpacifico@gmail.com                          

En el balance del primer año del actual gobierno, especialistas en finanzas públicas y algunos integrantes de la junta de gobierno del Banco de México comparten una preocupación: se utilizará más de la mitad del Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios para compensar la caída de los ingresos por impuestos y petróleo en el ejercicio fiscal 2019.
por. JUAN CARLOS CRUZ VARGAS/ proceso

Si bien ese es el propósito de dichos recursos, los expertos indican que, en el contexto de bajo crecimiento y rezagos estructurales, esa merma puede exponer al país a presiones financieras y contingencias mayores.

CIUDAD DE MÉXICO (Proceso).– Apenas con un año cumplido y al gobierno de Andrés Manuel López Obrador se le termina el margen para garantizar los recursos que den sostenibilidad a las finanzas públicas del país, las cuales padecen rezagos estructurales, además de que fueron mermadas por el desplome de los ingresos petroleros y tributarios a lo largo de 2019.
Ante esa situación, el gobierno ha optado por recurrir al Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestarios (FEIP), el cual tiene la finalidad de compensar una disminución de los ingresos del gobierno federal por debajo de lo estimado en la Ley de Ingresos de la Federación del ejercicio fiscal presente, con el objetivo de cumplir con el Presupuesto de Egresos sin realizar recortes en el gasto.
La mala noticia es que para 2020 los recursos del FEIP –estimados hasta septiembre de 2019 en 260 mil 185 millones de pesos, según el más reciente Informe Trimestral de Finanzas Públicas– se irán extinguiendo, pues de acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el gobierno planea darle un mordisco a dicho fondo de 149 mil 598 millones de pesos.
Es decir, al FEIP le quedaría menos de la mitad (42.5%), sin contar los recursos que se utilizaron para comprar las Coberturas Petroleras para el presente año, las cuales costaron 20 mil millones de pesos.
Mariana Campos, coordinadora del Programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas del Centro de Análisis México Evalúa, considera que “la Secretaría de Hacienda trae debilidad en los ingresos, entonces el gobierno puede hacer uso de esos recursos. Yo creo que en el corto plazo está bien, para eso es ese fondo, es para estabilizar. El problema que yo veo es que, dada la situación de los ingresos del gobierno, quizá lo prudente es que éste ya inicie una discusión fiscal, porque no es sostenible su situación financiera.
“México Evalúa hizo un trabajo muy profundo para advertir de la sobreestimación de los ingresos en 2020, porque traen un crecimiento sobreestimado y la producción petrolera sobreestimada. Asumimos que en 2020 se va a tener que hacer uso de esos recursos, donde ya los veríamos extinguir”.

A su vez Félix Boni, director de análisis de la agencia calificadora HR Ratings, con sede en México, comenta: “En 2020 el gobierno va a tener que utilizar el FEIP si la economía sigue débil. Si no hay recuperación de los ingresos petroleros, podríamos suponer que los ingresos no llegan al nivel esperado… Estamos previendo un crecimiento de 1.10% (contra el 2% previsto por la SHCP). Si no hay repunte en el primer trimestre, se tardará la recuperación en 2020”.

Para él, la merma del FEIP reduce el margen de maniobra para las finanzas públicas: “Si tienes una economía en problemas, el ingreso baja; normalmente lo que hacen los gobiernos del mundo es seguir gastando de forma anticíclica, bajan los ingresos pero vas a tener un déficit mayor para que la economía no baje tanto, pero si tienes un limitante de 2% del déficit y si bajan los ingresos, ¿qué vas hacer con el gasto? Lo vas a reducir”.

No obstante, prosigue, “si lo reduces es procíclico; no estas ayudando a una economía que necesita estímulo fiscal. Esa es la problemática en el régimen fiscal que tenemos. Puede ser ayudado temporalmente por el FEIP, pero esa no es una solución de largo plazo”.

print