Es uno de los mayores crímenes

 En la opinión de Alfredo Martínez de Aguilar
Parir la simbiosis de políticos empresarios y empresarios políticos, es uno de los mayores crímenes de Luis Echeverría Álvarez contra México. Además, de los crímenes de lesa humanidad por genocidio.

Por consigna yanqui, LEA, agente de la CIA con clave Litempo 2, utilizó desde Gobernación al Batallón Olimpia del Estado Mayor Presidencial (EMP), para atacar al Ejército en Tlatelolco.

Impuesto ya como presidente de la República por el PRI, Echeverría sumó a la masacre de estudiantes del 68 en Tlatelolco el ataque de “Los Halcones” en el Casco de Santo Tomás, en 1971.

El socialismo echeverrista de corte populista incubó el huevo de la serpiente de los empresarios políticos como propietarios de medios de comunicación en la Ciudad de México y el resto del país.

Tras el golpe al diario Excélsior, dirigido por el judío Julio Schererstein, Echeverría simuló la venta de la cadena de El Sol de México del coronel José García Valseca al mueblero Mario Vásquez Raña.

Se hizo así realidad el infierno tan temido de la sentencia hankiana “un político pobre, es un pobre político”. Y muchos políticos encontraron en los medios de comunicación la fuente de su fortuna.

Explotadores y mezquinos por naturaleza, los empresarios, dueños de medios de comunicación, se convirtieron en los principales enemigos de los periodistas y algunos de éstos les hacen el juego.

En tales condiciones, por encima del crimen organizado y del narcotráfico al que frecuentemente se culpa de atentar y asesinar periodistas, sus mayores enemigos son los empresarios políticos.

La libertad de expresión muchas veces se ve doblemente amenazada por los gobernantes y funcionarios de los diversos órdenes de gobierno, pero más aún por los empresarios políticos.

Algunos crearon sus medios de comunicación con el “lavado” de dinero del crimen organizado y del narco, y los utilizan para proteger a éstos ante las autoridades de los diversos niveles.

El mayor problema es que las amplias redes de complicidad, generadas a través de la escandalosa corrupción con los gobiernos garantizan impunidad a estos empresarios políticos en los medios.

Exigimos la intervención de la la Unidad de Inteligencia Financiera del Sistema de Administración Tributaria (SAT) de la Secretaría de Hacienda, así como de la Unidad Especializada Contra el Lavado de Dinero de la PGR para investigar la evasión de impuestos.

Urge esta intervención ante las amenazas de muerte contra el periodista de Salina Cruz, Alfredo Luis Ruiz, tras denunciar en el Foro pro Ley de Protección de los Periodistas el despido injustificado en Enfoque Diario y el asesinato en Juchitán de la fotoperiodista Maria del Sol Cruz Jarquín.

Imprimir